Tuesday, March 25, 2008

Desde BCN, tierra de tlaxcaltecas, Melody Balzhur



México y España, dice todo el mundo, son algo así como países hermanos. A mi padre, que murió hace más de diez años, le fascinaba España: la copla, la comida, Granada y que la gente hablara español. No es el único; conozco infinidad de mexicanos que sienten una auténtica fascinación por España. Una fascinación que yo comparto. No por nada me casé con una madrileña, viví tres años allá y uno de mis hijos nació en el madrileñísimo hospital La Paz.

Antes de vivir en España tenía la impresión de que en el imaginario colectivo mexicano España era considerado un país muy parecido a México. Mi contacto cercano con la tierra de Javier Cercas y Miguel Albaladejo--dos fascinantes exponentes de la cultura ibérica no tan conocidos en México como, por ejemplo, David Bisbal o Rocío Durcal (también fascinantes; don't get me wrong, and I'm not joking about it)--me ha hecho cambiar un poco de parecer. Creo que México y España son un poco como los inmigrantes mexicanos que llegan a EEUU y los mexicoamericanos: comparten una base cultural común, pero son muy distintos entre sí. Su identidad inicia en un punto común, pero las líneas de su vida se van alejando conforme avanzan y nunca vuelven a juntarse.




¿Qué tan distintos o qué tan parecidos son España y México o, digamos, el Distrito Federal y Barcelona? Eso pienso preguntárselo a Melody Balzhur cuando hable con ella a finales de esta semana.

"Melody who?" you may ask. Melody--cuyo nombre verdadero es otro, pero no le he preguntado si quiere que lo reproduzca en este espacio--es una de las moderadoras de los foros en la página Mexicanos en España, un sitio de encuentro de todos los paisanos que radican en el país que dio al mundo, entre otras aportaciones subyugantes, el concepto Operación Triunfo y la inconmensurable Lola Flores.

"Por mucho que me pese --pensando en otros mexicanos que han tenido las cosas más difíciles [en su proceso de integración a España]--, he de decir que tengo la suerte de poder estar más que bien instalada en Barcelona. Hace 4 años que vivo aquí y, tal como dices, uno es de donde ha elegido vivir. Así que ahora mismo puedo decir que soy catalana además de tlaxcalteca", escribió Balzhur--¿también el apellido es ficticio? Se lo preguntaré--en su mensaje de respuesta a mi petición de entrevista para PSN.

España, lo sé de primera mano, no es un lugar fácil para un inmigrante, por lo menos para un inmigrante del tipo PSN (again, middle and upper class Mexican young professionals), pero preferiría que otros mexicanos que han probado el Sueño Ibérico (as opposed to the American Dream, that is) compartieran su experiencia aquí.

Para abrir boca, Melody, en breve. Y para cerrar con una nota musical, la Faraona. Quién más si no.

8 comments:

Azul said...

Hola,

Solo quiero decirte que está genial tu blog me ha gustado un montón, lo enlazaré al mío, si no te importa.

Un saludo

Alfredo said...

Antonio:

Realmente no podemos atribuirle a España la creación del concepto "Operación Triunfo" sino únicamente la adaptación de un formato que previamente había sido utilizado y que aprovechó en su momento para elegir a la canción que representaría a España en el Festival de Eurovisión del 2002.
El concurso es una amalgama de formatos con efectividad comprobada como lo son "Gran Hermano" y "Lluvia de Estrellas", aunque el antecedente más directo sea el concurso australiano "Popstars"
Realmente el formato tiene poco de español

José Carlos Morales said...
This comment has been removed by the author.
José Carlos Morales said...
This comment has been removed by the author.
José Carlos Morales said...

Estimado amigo,

No alcanzo a comprender con toda claridad si desde tu perspectiva México y España se parecen, pero afirmar lo contrario sería negar casi 200 años de historia en común y otros 200 más de encuentros y desencuentros.

Que los caminos de uno y otro país son divergentes, eso está bastante claro: mientras México se regodea en el subdesarrollo, España hace tiempo que está en el carro de la Unión Europea; cuando en México se niega la multiculturalidad, en España el debate entre los distintos grupos lingüísticos sigue vigente, etc. Y, sin embargo, la afinidad está ahí.

De la misma manera que tú, he intentado reflexionar sobre aquellos rasgos que nos proporcionan identidad cultural (seamos mexicanos o españoles) y la conclusión a la que he llegado es que eso que entendemos por "mexicano" suele guardar una cantidad pasmosa de semejanzas con aquello que llamamos "español". Y no me refiero, por supuesto, al conocimiento o ignorancia de Javier Cercas o Carlos Monsiváis. Me refiero a esos hábitos e imaginarios que los sociólogos y los psicólogos sabrán interpretar mejor que nosotros.

Como sea, me parece un tema interesante. Lo único lamentable es que cuando los abordamos demos por hecho que sólo existe un tipo de "mexicano" y que España se define por lo que cualquier turista distraido puede ver en Cataluña o Madrid. Afortunadamente la realidad es más compleja.

Con un cordial saludo,
José Carlos

Antonio Ruiz Camacho said...

Gracias a Azul, Alfredo y José Carlos Morales por sus amables comentarios. José Carlos, tienes toda la razón al mencionar que muchas veces se considera que hay un solo tipo de "mexicano". Es uno de los temas que intento abordar aquí y pronto habrá un post precisamente al respecto.
En tanto, gracias de nuevo por animar la discusión y los animo a seguir compartiendo sus experiencias y opiniones en este espacio.

Antonio

Anonymous said...

¿He leido bien? ¿¿¿¿Su identidad inicia en un punto común???? ¿¿¿A nadie le sorprende este comentario tanto como a mi??? Lo que nos faltaba... Me estaba gustando mucho, pero esta simple frase, bajo mi punto de vista, desmonta absolutamente el discurso

Antonio Ruiz Camacho said...

Estimado anónimo,
Cuéntame un poco más por qué te sorprende tanto esa frase, de lo contrario nos quedamos a medias.

Saludos,
Antonio