Wednesday, December 17, 2008

Hundreds Sign Up for Let's-Cut-the-Crap-Mexico-is-not-doing-Okay Campaign

I just saw this new group recently created on Facebook that is part of a citizen-based campaign called, in rough translation, 'Let's cut the crap--Mexico is not doing okay' or 'Dejemos de hacernos pendejos: México no va bien'.

If you're on Facebook, I invite you to visit the group's homepage and read its mission and the comments Mexican FB users have posted there. Very interesting stuff. While the bottom line of most of them might be counterintuitive, it is true as hell: Mexico will only improve when their citizens, especially those on the middle and upper-middle classes who control a vast majority of decision-making processes in Mexico that affect income distribution and equalitarian access to opportunities, step forward and decide to change themselves. Mexico will become a real democracy only when its elite decides to open up and honor citizen rights for all Mexicans in the same way.

I'll cut the crap myself and better encourage you to go make up your mind yourselves. In the meantime, I guess this will be the first group I sign up for on Facebook. But it's just me.

Wednesday, November 26, 2008

Mexican Government Reports Decrease in Number of National Migrants

El Universal newspaper is reporting that the number of temporary migrant workers who crossed the border to the U.S. slowed down between 2006 and 2008. According to a survey conducted by Mexico's Geography and Statistics Institute, the number of Mexican nationals who left the country for each one thousand who remained therein decreased in 42.3 percent.

By contrast, the number of immigrants who went back to Mexico didn't change.

More on the story (in Spanish), here

Tuesday, November 25, 2008

No One's Talking About Us. Not Even Us

I have to admit I found about the news in the form of gossip only two weeks ago. A good friend of mine who lives in New York brought it up over the omelettes we both were having for breakfast in a Diner close to the Madison Square Garden.

"Did you know even Alejandro Junco moved his family out of Monterrey?," she told me while we were talking about a fixture topic among Mexican expatriados: who else is already living abroad, where are they moving and why. "Yes, se armó un relajo porque Junco no dijo nada en el periódico; se supone que nadie sabía," she went on to explain when I confessed I didn't know anything about it. Shame on me, I know. The story was really old; back from September. But apparently it only appeared on The San Antonio Express-News (a paper I don't read) and Reporte Indigo (a website I don't read).

That the Junco family has decided to move to, of all places, beautiful and great Austin, Texas (the place I now consider home), didn't surprise me. What really surprises me is the large amount of people who are still living in Mexico given what's been going on there for years. But what really struck me was that Junco's leaving didn't make news in Mexico, and that Junco himself decided to keep the news from his own employees.

As any therapist will tell you, it's hard to try to manage a problem or at least to discuss it when it's not even admitted. If you've read this blog in the past, you know its mission is about discussing this very kind of phenomenon. But no one will talk about his/her own experience. Not even the owner of one of Mexico's largest newspapers.

Monday, November 24, 2008

Debit or Credit? In Armageddon Times, Ejm, Cash

So, gabachos are totally freaking out over the worst economic crisis since Master Card launched its first 'Priceless' oblivious-leading campaign. You can see it everywhere. Been to Ikea in Palo Alto last Friday night, and, guess what, no one there. Even at Ikea, where everything is, like, trendy and cheap! Been last night to the movies, and, yep, it looked like Tuesday night. America (the state of mind, The Empire, not Ferrara, the actress) is feeling pasos en la azotea. For it's not used to this severe gloominess. Yes, every decade the United States' economy goes a little bit down before going higher up, but this one looks pretty feo, and it will get worse. Everywhere.

So, at this point you may be asking, "Dude, if the economy is doing so badly, what the hell were you doing at Ikea? Why not turning to Netflix to get some Sunday-afternoon foolish fun instead of doing movies at a ten-dollar-ticket theater?" Well, that's my point. For those of us who come from Latin America, the words Economic Crisis do not belong to the news, they belong to the memories of our upbringing. In Latin America, the act of surviving a financial downturn surpassed long ago the category of contact sport. It has become an Art. Latinoamericanos already know that getting totally scared about lack of money or opportunities or truth or plain future won't do anything good for us. Life is short and debt doesn't come back to haunt you when you're death. Let's live la Vida Loca, carnales!

(Yes, that's also why we're still down there in the C-list of developing countries. But that's another, rather boring story.)

Today's credit crisis will be big. They will make movies out of it in like, five, six, years time. And I already know how one of them will begin. I've seen that scene with my own eyes this afternoon.

Around 7:30 p.m. I stop by Supercuts on El Camino Real in Menlo Park (Northern California, Planet Earth) to get a haircut. I like Supercuts because its service is 1) Cheap, 2) Really Fast, and 3) Stylists there do small talk only for a couple of minutes. Once my cabellera is nice and trimmed, I drift to the cash register, and the nice stylist/cashier apologizes for 1) Not being able to accept my two-dollar-off coupon printed on the back of a Safeway receipt (the Supercuts that takes those is, actually, on Mountain View), and 2) Having a "problem" with the credit-card machine so she can only take cash. I apologize back to her because 1) I don't have a problem with the coupon, but 2) I only have $17 in cash with me, and since the haircut is $16 there will be only one extra buck for her tip. "It's fine," she concedes, with a sad voice. As I hand the bills out to her I feel 1) In Mexico in the eighties or 2) In any New York bar (I'm sure New Yorkers had it coming long before it all started, for their obsession with cash is not normal.)

So, anyway, I leave Supercuts and drive a couple of blocks north to the Safeway whose Supercuts-coupons didn't work for me. In a swift shopping mood, I carry three boxes of four-cheese frozen pizza, two gallons or organic whole-milk for my becerro-like children and a number of assorted salsas we ran out of at home (you can take the güey out of Mexico, but you can't take Mexico out of the güey.) Then I head to the self-checkout cash registers to pay and go (I love self-checkout! I have a crush on interacting with machines who don't require humans to operate, I can't help it) and the polite clerk who oversees the self-checkout area approaches me with a totally inappropriate old-fashion question: "Excuse, me, sir, are you paying with cash?," he asks. As I reply with a solid what-kind-of-question-is-that no, he goes onto  explain, "We're having a problem with the credit card system in all cash registers and we are only taking cash".

At that point I turn my head to my left and stare at the eight-plus human-operated cash registers and I get the (Big) picture. All of them have come to a complete stop. Cashiers keep pushing buttons on their machines trying to make them work, to no avail. Middle-aged men wander around the paying zone talking worriedly on their cell phones with an expression on their faces that can only mean one thing: wife's on the other side of the line. A line of people of all colors starts to form in front of the only ATM-machine available in the grocery store. And, of all a sudden, I remember 1) The Economist this week's headline cover which I glanced at Borders this morning: "All you need is cash," and 2) A story I heard moments before on American Public Media's Marketplace on how people who (inexplicably) managed to stay out debt or who (inexplicably) have come out of it are deciding to go vintage Economy wise by paying all in a cash-only mode.

As I follow suit and get in line to get some cash from the ATM-machine I remember my frustration the last time I tried to pay with credit card at a gas station in Pátzcuaro, Michoacán, around four years ago, and discovered that, OMG, they were yet taking cash only!

So, if the end of the world will come in the form of a financial crisis, I already know how it will start. Or started. Meanwhile, I try to bring together my inner Latinoamericano and my inner Immigrant-American and hold on tight to my retro-cool cash, trying not to worry (too much) about what's next for us in this Post-9/11-Post-China-and-India-Post-Everything-Goes-Bush-Era Hope-driven Obama-lead world and enjoying the ride. For if this downturn is like the ones I lived before, back in México lindo y que-pinche-que-el peso-se-esté-depreciando-tanto-carajo, it won't be the last one. And that, after all, can be considered all but a gift. From life, that is.

Tuesday, November 4, 2008

Upside Down

Oh, yes. It's here. November 4th. The Day that Will Define the Twenty-First Century. ¿Exagerado? Well, don't think so. When you talk to your Gringo friends and ninety nine percent of they tell you that, if Obama doesn't make it tonight, they will move abroad 'cause el Gabacho will become and unbearable place to live in, things are very likely to smell historical.

What's funny about this History-in-the-making Election Day, is that it feels so similar to the good old days when Electoral Democracy was still a dream in my country, México Lindo y Qué Violento Se Ha Puesto, Carajo. You know, the polls that seem not to be working properly, the excitement of the younger voters for casting their first vote ever, the Right-Wing Scare at the possibility of an Obama/Cárdenas/López Obrador win--classmates in Stanford are telling stories of dorm-mates who are voting McCain because they don't want their parents' assets to be nationalized by Barack 'That Sick Socialist' Obama or their taxes being raised--and the mixed feelings of fear and excitement and anxiety and emotion.

It's like Democracy is Upside Down, or being born again. The Whole World is watching what happens today. Here, in NorCal, friends of mine are already volunteering to ignite up the riots should Barry loses the election. Oh, I hope not. But they would be so if given the case. And to those who claim that will move abroad if Lovely Sarah gets the VP gig I have already advised to better stay at home. 'Cause out there no one will believe America really wanted change.

So cross your fingers, get your ass to the poll if have not and if you can, and let's hope for the best.

The Future of Spanish-language Publishing in the U.S.

This Thursday in NYC, Amercias Society and The Hispanic New York Project will feature a panel discussion on the future of los libros en español en el gabacho. Is there an audience for these books? Are they publishing U.S.-based Spanish-language authors these publishing houses? When will Gandhi open its first branch in Manhattan or Mission District? Too many questions, right? If you have some more or want to hear the experts' responses, drop by, if happen to be in la Gran Manzana.

Hagan click aquí para saber más al respecto.

Sunday, October 19, 2008

Obama and the American Dream

El debate sobre el origen y la complejidad racial de Barack Obama no parará en dos semanas, una vez que concluyan las elecciones en las que, en este momento, un sinnúmero de encuestas lo dan como ganador. Aun si pierde, la discusión sobre cuál fue el peso de su singular perfil socioetnográfico en la decisión de los votantes se extenderá por tiempo indefinido. Aun más, me atrevo a decir que será materia de estudio en universidades durante años porque, aunque intente rehuir del lugar común, es verdad que estas elecciones y el papel que Obama ha jugado en ellas pasarán a la historia no sólo de Estados Unidos, sino del mundo entero.



En las últimas semanas ha arreciado el análisis sobre el impacto que el perfil racial de Obama tendrá en el resultado electoral. El fin de semana pasado, The New York Times Magazine se preguntaba en su portada "Can Obama Close the Deal With Those White Guys?", en referencia a los esfuerzos del candidato demócrata por ganar el voto de la clase trabajadora anglosajona, religiosa y conservadora, mientras que la revista Harper's, en su edición de octubre, analizaba la relación entre el voto judío y el candidato demócrata en el artículo Obama's Jews, por mencionar sólo dos ejemplos.



Si una buena cantidad de analistas, medios de comunicación y personas en la calle se está preguntando si los resultados de las encuestas que dan ventaja a Obama sobre el republicano John McCain están reflejando exactamente lo que pasará el martes 4 de noviembre, es precisamente por qué todo el mundo se está haciendo la misma pregunta, de diferentes maneras: ¿están los Estados Unidos dispuestos a elegir al primer presidente de color en su historia?



Yo, desde luego, no tengo la respuesta y, como el resto de muchas personas que conozco y que desean ver llegar a Obama a la Casa Blanca, unos días me siento más confiado al respecto que otros. Como me lo dijo recientemente un compañero periodista: "me siento cautelosamente optimista", y pienso que sí, que este país ya está listo para ello, pero también es cierto que me desenvuelvo en un entorno mayoritariamente liberal y que el hecho de ser un inmigrante de origen latinoamericano me hace sentir una empatía casi natural por la causa de Obama.



Lo que sí tengo es un buen número de razones por las cuales los inmigrantes, incluso aquellos que no podremos participar directamente en este ejercicio electoral, deberíamos hacer lo que esté a nuestro alcance para que Obama llegue a la presidencia. Porque podemos hacerlo. Aunque no podamos votar, podemos hablar con nuestros vecinos, amigos, compañeros de trabajo y empleadores que sí podrán hacerlo y explicarles por qué vale la pena votar por él. ¿Tenemos derecho a participar en el proceso político sin importar nuestro estatus legal o nacionalidad? Si vivimos aquí, pagamos impuestos aquí, nuestros hijos van a las escuelas de aquí y nuestros empleos están en riesgo (o no) aquí, claro que tenemos derecho a influir en el resultado electoral.



Obama vivió fuera del país durante una temporada, en Indonesia. Debió convivir con gente diferente a él, desenvolverse en un ambiente que le era ajeno. Se vio distinto a los demás y en la necesidad no sólo de integrarse a ese lugar, sino de intentar entender a la gente que lo rodeaba. En síntesis, ha sido un inmigrante, y para alguien que ha vivido siempre en su país de origen es muy difícil--aunque no imposible--entender el proceso único de adaptación por el que pasa quien deja su país para instalarse en otro.

El padre de Obama era inmigrante también. Él sabe que parte de su origen está en otras latitudes, pero que su futuro es inequívocamente estadounidense. En ese sentido, millones de estadounidenses con orígenes foráneos pueden sentirse identificados con él. Y no sólo eso, el mundo entero está prestando atención a su candidatura porque ven en él a un líder americano--en el sentido geopolítico del término, aunque sea impreciso--capaz de integrar otras visiones del mundo, además de la unilateral estadounidense, a su manera de liderar al país que, pese a todo, sigue determinando en inmensa medida lo que ocurre con el planeta en su conjunto.

Finalmente, Obama está llamando a los padres de grupos minoritarios a involucrarse más en la educación de sus hijos y está abogando por que los jóvenes y niños en todo el país, sin importar su origen, aprendan un segundo idioma. Los padres latinos nos beneficiaremos de lo primero, porque en nuestra cultura aún prevalece la idea de que la crianza de los hijos es un asunto eminentemente femenino, que corresponde, primera y primordialmente, a las madres de familia. En cuanto a lo segundo, nos beneficiaremos todos, porque un país bilingüe siempre es un país más preparado.

Muchas de las cosas que Obama está prometiendo, como ocurre con cualquier político, se quedarán en la retórica de la campaña electoral; algunas otras no llegarán a concretarse porque necesitará de la voluntad política de los representantes y senadores de ambos partidos, lo cual escapa a su control. Sin embargo, su llegada a la Casa Blanca marcaría un enorme precedente, especialmente entre los niños y los jóvenes de este país--y de muchísimos otros donde el racismo y las tensiones entre diferentes minorías aún están tan enraizadas en la cultura que ni siquiera forman parte del debate nacional--y de todos los orígenes, quienes a partir de enero, si es que las encuestas actuales coinciden con el resultado final, podrán verse reflejados en Obama y darse cuenta de que ellos, sin importar de dónde vengan, cuál sea su origen o su componente étnico, también podrán ser presidentes algún día. Y ése es el sueño más inequívocamente americano que puede haber.

Friday, September 26, 2008

Horror. Selfish

I've spent the last ten days without paying attention to the news. Almost any kind of news. I am a journalist, yes. I am. But I'm spending one year in this bubble called Stanford University and, here, reality is a place so distant it is hard to believe. Of course everyone here is super smart and everyone here is doing some thoughtful, brilliant, innovative research on any of one of zillion problems we as humans are facing as one race. But nothing happens here. Problem wise, conflict wise. We're safe here, thinking, reading on how to save the world while the world out there is falling out in tiny little pieces.

From time to time I keep an ear on the gossip side of news. El chisme siempre es el chisme. And today my fellow fellows and I are getting ready for tonight's debate between Obama and McCain. And we all chit-chat about this interview Katie Couric made to Sarah Palin, and this other blog post this super-clever girl wrote on Palin (who else?) in the New York Times, and oh, yes, every morning, while I drive my kids to school, I get goosebumps while listening to the news of the foreclosure crisis in Wall Street on NPR. U.S. business is bad these days, I mean, b.a.d. Del carajo.


Yeah, Palin. For a change.

But those eight people dead last week in Morelia are not in the news I'm consuming these days. They're not part of the conversations I run into every day. In the reality I live in, they don't exist. And I might not go too far if I say this is the reality I've chosen to live in.

This morning I had the chance to read El Universal. Read that the attackers warned the authorities fifteen days before the attack. Read that the Governor of Michoacan, Leonel Godoy, downplayed that fact, stating that the threats made only reference to the Militar parade on September 16th., but did not mention anything regarding the previous night, la noche del Grito, the actual moment of the attack.

Nothing new for me. But I also read this piece written by the Mexican actor Gael Garcia Bernal, where he shares his sorrow for not being there, in Mexico, while his family and friends have to cope with the surge of violence that's engulfing his/my country. He almost feels guilty for having the privilege of being afar, violence free.

Yeah, I felt the same way... ten years ago. Every time I would come back to my preppy house in Lomas de Tecamachalco after spending days in some jodido place in rural Mexico reporting and writing stories on how this ludicrous gap between the rich and the poor in Mexico would generate desperation and helplessness in so many people, I would feel guilty as hell. It was crystal clear the unfairness of everything for me back then. It is crystal clear even today. But I grew tired of living in that status quo every day. I packed my stuff, took my chamacos by the hand, my mujer, and we headed West --just like the Okies would do in the thirties, as portrayed by Steinbeck in the Grapes of Wrath, dreaming of a place full of life and opportunities to better the lot in California this time around.

I feel the pain. Oh, yes. I do. But I know it would be even more painful if I'd still live there. 'Cause either that, the community where all this horror is taking place, is helpless to undo, hand in hand, this path to hell, or myself, unable to overcome my fear, my frustration. Or my selfishness.

Tuesday, September 16, 2008

El giro irrevocable

Lo primero que pensé esta mañana, cuando me enteré del atentado con granadas ocurrido anoche (15 de septiembre) durante los festejos de la Independencia mexicana en Morelia y que ha dejado (hasta este momento) ocho muertos y decenas de heridos fue: ¿ahora sí comenzará la gente en México a poner atención a lo que está pasando?

Cuando me refiero a "la gente en México", quiero decir la gente que conozco, la que tiene cuenta en Facebook--Mexicans are Facebook junkies--, la que habita esa parte del país donde se toman las decisiones, la que no para de repetir(me), cada vez que se habla sobre la creciente y aparentemente irrefrenable ola de violencia que asola al país, que "eso es nada más es un desmadre entre narcos; todo lo demás está tranquilo". La gente bien, pues.

Los ocho muertos de ayer noche tienen algo de espeluznantemente inédito en esta vorágine sangrienta que asfixia al país en el que nací, del que me marché hace siete años y al que no tengo intenciones de volver. Son víctimas civiles, gente común y corriente que había ido al zócalo de la capital michoacana a oír el grito de Independencia como cada año, a divertirse y pasar un buen rato. Cualquiera de nosotros pudimos haber estado ahí.

Amigos periodistas que han cubierto todo tipo de guerras, incluidas ocupaciones y guerras civiles, suelen coincidir en su asombro ante la supervivencia de la rutina cotidiana aun en las circunstancias más extremas. En un rincón de Bagdad o de Beirut pueden estar cayendo las bombas, y a tres cuadras de ahí puede haber gente tomando el café/te de la tarde o mirando la telenovela de moda; una que, muy probablemente, sea de manufactura mexicana, para más inri.

Lo mismo puede estar pasando en México, quiero pensar. Pero cuando hablo con mis amigos sobre lo que está pasando allá presiento más negación por el descarrilamiento del país que determinación para seguir adelante con sus vidas. Tengo la sensación de que no quieren que les importe. Tal vez porque si comienzan a pensar en ello, no podrán parar y seguir adelante con la vida en un territorio sin ley puede ser insoportable. O tal vez no piensan en ello porque en realidad no les importa, porque ellos están a salvo, detrás de cristales blindados y la permanencia de un sistema de castas determinado por una mezcla complicada de raza, dinero y muchos complejos derivados del choque de indios y españoles hace cinco siglos; una asignatura que aún no hemos aprobado.

Ayer el derramamiento de sangre dio un giro irrevocable, y me pregunto si hoy esa gente, la que conozco, la gente bien, ha comenzado a preguntarse si debería comenzar a poner atención. Pero temo, y mucho, que esta vez el argumento para mostrar desinterés, para seguir alimentando la negación, sea decir que los ocho muertos (cuando esto escribo) en Morelia, no eran narcos, sino simplemente nacos. Eso, por brutal que parezca, es posible y habita en el despiadado imaginario colectivo de la gente bien de México. Y eso sería peor. Daría aún más miedo.

P.S. A partir de esta semana, queridos cómplices de PSN, este blog migrante se une a la oferta de opinión y participación del portal del canal de televisión V-me. Podrán seguir accediendo al contenido de PSN directamente en esta dirección o desde la página http://blogs.vmetv.com
Gracias a Lucho Sarmiento, Paulo Castrillón y especialmente a Ana Cristina Enríquez, por su invitación y entusiasmo.

Monday, September 15, 2008

PSN, al servicio de la comunidad

Queridos migrantes lectores de PSN,
Ayer recibí este mensaje en mi buzón electrónico y me pareció que lo mejor era compartirlo con ustedes. Es de una chica mexicana en busca de asesoría/consejo/patrocinador para irse a vivir a España. Le he aconsejado visitar el foro del sitio Mexicanos en España, donde estoy seguro encontrará alguien que le eche una mano, pero estoy seguro de que algunos de ustedes también podrán hacerlo. Lean abajo y, si tienen algo que decirle, dejen un mensaje aquí o escríbanme a aruizcamacho@hotmail.com

Gracias de antemano.

Hola, mi nombre es Cintya (sic) Guerrero. Vivo en Cancún, QRoo, actualmente, pero nací en DF. Leí tu blog porque mi novio se va a estudiar a la escuela de Diseño de Madrid en octubre y quiero irme a vivir con él. Ya fui a sacar el pasaporte y tengo dinero suficiente para vivir allá. El problema es que nadie quiere ayudarme.

En el año que quiero estar allá, quiero trabajar porque no sólo me voy por irme, sino para buscar oportunidades. Terminé mi licenciatura en Marketing pero en Cancún no he tenido buenas oportunidades. Me dijeron que busque una persona que viva en España que me dé una carta invitación, pero es obvio que no conozco a nadie allá.

Así (que) como dice tu blog, no quiero ser de las personas ilegales, pero de otra manera, ¿cómo le hago? Las personas no quieren contratarme por Internet. Además, tengo dinero para rentar junto con mi novio, o aparte, un departamento.

Por favor, oriéntame. Quisiera irme de ser posible el día 6 de octubre con él. Gracias por ayudarme. Necesito nuevas oportunidades y experiencias.

Tuesday, September 2, 2008

La nostalgia y el inicio



Llegar una nueva ciudad implica, entre muchas otras cosas propias del lugar común, enfrentarse a una pregunta constante que se va disolviendo con el paso de los días; con el ajuste: ¿pertenezco a este lugar? ¿Me reflejo en la gente que me rodea? ¿Estas calles pueden convertirse en mis calles?

Hay lugares difíciles de domesticar. Para mí la ciudad de México fue un hueso duro de roer; supongo que cualquier ciudad grande lo es si uno tiene 18 años y nunca ha salido de una ciudad pequeña. De hecho, luego de diez años de vivir (intensamente) en la ciudad de México, cuando la dejé, en agosto de 2001, tenía la sensación de marcharme de ahí con una lista de pendientes. Ya no tengo esa sensación, no sé si porque he madurado (horrendo y absurdo término) o porque he terminado por entender que las relaciones que uno inicia con las ciudades que se convierten en su hogar nunca terminan, aunque uno deje de vivir en ellas.

Hay otros sitios que le caen a uno como anillo al dedo desde el primer día y por los que uno siente amor a primera vista. Eso me pasó a mí con Austin. Recuerdo perfectamente el día que entré a la ciudad por el puente de Congress, vi el río Colorado a cada lado y el Capitolio al fondo, y sólo pensé: wow. Don't get me wrong. Austin no es una ciudad grande y espectacular a la manera de Nueva York; no es una de las capitales del mundo y llegar a ella en avión es un despelote, pero es un sitio único y yo me enamoré de ella desde el primer día que la vi.

Sentir nostalgia por lo que uno va dejando atrás es un síntoma inequívoco de la novedad que arrastran las mudanzas. Aunque lo que uno haya abandonado sea abonimable, se extraña a veces. A mí me costó poco más de dos años dominar las ganas locas de volver a la ciudad de México a pesar de mi convencimiento de que no quería vivir ahí. Pasada la nostalgia irracional, me reconcilié con el Distrito Federal que siempre amé y que no sólo ya no existe, sino que nunca volverá a existir, porque es en realidad la versión (o la deformación) de ese lugar que acarreo dentro de mí para todos lados.

Ahora que llevo dos semanas exactas de vivir en el norte de California, en Palo Alto concretamente, estoy extrañando Austin. Estoy comparándola con lo que veo aquí todos los días. Y si quieren saber cuáles son las conclusiones que saco a cada momento, se quedarán con las ganas, porque si las comparto aquí con ustedes les habré arruinado la fiesta del morbo, que a todos siempre nos apetece satisfacer.

Lo curioso es que cuando uno se pone a comparar el sitio de partida con el de llegada en los primeros días de la mudanza, la comparación es injusta y la ecuación, forzada. Porque uno en realidad compara el sitio real que ya vivió y que, a la luz de la distancia uno ha comenzado a idealizar, con el de llegada que, en realidad, es irreal, porque uno todavía no lo conoce y porque su rutina está siendo opacada por la imagen idealizada que uno hizo de él cuando apenas aguardaba la llegada. Aquel sitio, por tanto, en realidad no es tan así, y éste tampoco.

Lo más fascinante de este momento que atravieso es que, por vez primera, me enfrento a una mudanza que es, desde el principio, temporal. Sé de antemano y desde ahora que habrá un regreso, o al menos que habrá una mudanza más hacia otro sitio. Una partida. Todo entonces es temporal, todo está detenido por alfileres y uno habrá de cuidarse de no encariñarse con nada, para que no duela dejarlo atrás. Y si resulta que uno odia algo del sitio --las calles, la gente, las leyes, el clima, el sabor del helado-- es un sentimiento dulce, porque uno se regocija desde ahora sabiendo que lo perderá de vista, que ya no existe desde ahora. Esa ambivalencia resultas en un estado de alerta que casi da vértigo, que casi me asusta.


Como posdata final, mi buen amigo Oliver Bernstein de Austin me envió una foto de Las Manitas (que acompaña este post), un lugar representativo en la escena local de la ciudad, que ahora está vacío, pues tendrá que mudarse a otro lugar para dar paso al (enloquecido) proceso de aburguesamiento por el que atraviesa el Downtown de Austin. Es una imagen melancólica para cualquier austiniano de corazón.

Sunday, August 24, 2008

Brief Postcards From The Early Days

Arrived in Palo Alto five days ago already, and we're still staying in a hotel. We've stayed in three different hotels in the Silicon Valley area in five days --from the Sheraton to a s*%t hole called the County Inn--... Not funny at all. My kids and my wife and myself want our real-life lives back. It's not like we're not enjoying moving to a new place --the people we've already met in Palo Alto are all fantastic and the surroundings are beautiful-- it's just that we were not ready to having to literally disinfect the house we're moving into. Since we received the news of the fellowship last April, everything had rolled so smoothly, we were actually expecting some backlash at any time. We didn't know it was coming along with a big bottle of Clorox attached to it.

***

Last night we were just walking around campus --at Stanford University, that is-- and we found out it's a favorite spot for newly weds and quinceanheras (sorry, no enhe in this borrowed) teclado) to get their professional-and-corny official pictures taken. It was fascinating to see a quinceanhera walking through the Main Quad with her chambelanes and everything else...


***

Mexicanos here are everywhere. But, here as opposed to keep-it-weird Austin, everywhere only means low-paid jobs. West Palo Alto is so Lomas de Chapultepec. Beautiful, ubber expensive villas. So chic, so organic, so tofu and pilates. So Mexicans working, not living, there. You cross highway 101 and get to East Palo Alto, and you're right in Chimalhuacan. So third-worldy, so a bunch of families living in one tiny apartment so they can pay the are-they-out-of-their-minds? rent. Not in Texas anymore, I guess. Here, there's not 'para espanhol, oprima el dos', even if it comes with a funny accent.

***

One of the (Mexican) guys that are cleaning the house we're moving into is my namesake. He was born in Michoacan but raised in Sonora. He arrived in Palo Alto two years ago. He told me one of his friends --a paisano I guess-- who was living in Texas and arrived in PA a couple of weeks ago asked him to stay at his place while he gets back on his feet. I wanted to ask Antonio whether he likes here or not, but we ran out of time. I had to come to the Knight Fellowship office at Stanford to turn in some documents, and he had to keep cleaning the sink in the house I will rent for 11 months.

***

Strangely enough, Antonio is not (yet) a common name in the Palo Alto area. I guess Los Angeles, where the mayor's name is Antonio Villaragoisa, is still too far from here --not to mention San Antonio, Texas. So, so far, at Starbucks my latte cups have been tagged 'Tonino' and 'Tonio'. You tell them your name and they hear whatever it comes to mind. So, now, Valentina and I are engaged in a new and fascinating game: we pick a new name every time we go to Starbucks, and see what they write on the cup. This morning, Valentina was Tania. "With an 'i' or a 'y' "? the barista asked. Next time, I will be Jose Jose. I will let you know how it turned out in my next post.

Friday, August 22, 2008

On Hold Yet

Hey guys,
Just arrived in Palo Alto, my hands on in the moving in to a new house, new city. Lots of things to discuss here will come out of this experience. More to come. Thanks for your patience.

Wednesday, August 13, 2008

No, It's The Guardian and NYT Who Should Know Better

I guess you've all already seen the controversial photo of the Spanish basketball team where the players pose pulling their skin behind their eyes to look as if they were Asian. Well, last Sunday The Guardian broke the scandal trying to ignite some fire to the already-controversial Olympic Games and, today, The New York Times ran a piece that feels like an Op-ed titled "Spanish Insensitivity Should Be Punished". Really?

La dichosa foto. Taken from Cadena Ser's website.

In the article, Harvey Araton writes: "The players involved in the Spanish slant-eye controversy are citizens of the global basketball community, which now stretches Far East to West. They should know better."

Okay, they might have a point, you could say. But then, if you go check Spanish newspaper El País--if you're willing and dutiful enough to make an effort to read what's been said on the controversy in the country of origin--you'll find a story titled "El anuncio de la selección de baloncesto, ni racista ni ofensivo" ("Chinese Government: Spanish National Team Ad Not Considered Racist, Offensive"). In such piece, a spokesperson with the Chinese embassy in Madrid dismisses the picture as an offense to the people of China.

Both the Chinese ambassador in Madrid and his spokesperson might have some grasp of the Spanish sense of humor and are informed enough to know such joke is just the opposite of an offense. They're into Diplomatic-Relations stuff, you know. They know that every culture has a different sense of humor. D-u-h.

And, yes, relationships between two different cultures sometimes cause tensions. Mexicans fellas use to see Spanish dudes as too straighforward, their sense of humor as too raw. Spanish use not to get the infused-with-irony Mexican sense of humor. Sometimes they take our words too seriously. I can tell. You can tell.

But the guys at The Guardian and The New York Times seem to ignore that--or are just plain arrogant-- and want the rest of us to know better about this. We All Should Be Offended By This Stupid Ad Made By These Spanish Troglodites is their message. Maybe they're even disappointed with the reaction of the Chinese authorities to The Ojos De Chinito Ad.

Well. I think it's the anglo guys who should know better this time around --oops; is using the word anglo somehow offensive in this context? Sorry; I should know better. Why should the whole world share the same sense of humor? Why should the rest of the world be engulfed by the gone-paranoic political correctness that's putting in danger Western civilization in countries like the U.S. and the U.K.?

Isn't trying to impose one's culture upon someone else's an act of intolerance? What do you think? Who should know better?

Tuesday, August 12, 2008

Una buena noticia, en medio de tanta violencia

Paola Espinosa y Tatiana Ortiz obtuvieron la(s) primera(s) medalla(s) para México en los Juegos Olímpicos de Pekín (no Beijing, ¡por favor!) al conquistar el tercer puesto en la categoría de clavados sincronizados desde la plataforma de 10 metros.

El video de los saltos que les valieron la medalla aún no está en línea, pero en cuanto aparezca, se los pasaré al costo. En tanto, el video de la premiación.



Si desean evitar vergüenza ajena con los comentarios patriotertos de los conductores de Televisa,
sugiero ver el video de la premiación de estas dos nadadoras sin sonido. Gracias.


Felicitaciones a las dos por su gran esfuerzo... y ojalá que el Gobierno de México resista a la tentación de convertirlas en carne de propaganda barata.

Monday, August 11, 2008

My Take on The Death Penalty and the Medellin Case

Comparto aquí una breve editorial que publiqué en Rumbo el viernes pasado a propósito de la ejecución de José Ernesto Medellín el pasado 5 de agosto en Huntsville, Texas. Durante varios años, Medellín se convirtió en el caso más visible de la campaña que entabló el gobierno de México ante instancias internacionales por hacer valer los derechos consulares de sus nacionales, consagrados en la Convención de Viena, de la cual es firmante Estados Unidos. Más sobre las repercusiones legales internacionales del caso Medellín, aquí.

Esta es la editorial:

Pérdida total

Deseo profundamente nunca verme en la piel de los involucrados en el caso de José Ernesto Medellín, quien fue ejecutado el 5 de agosto por su participación en el asesinato de dos jovencitas de Houston en 1993 como parte de un rito de iniciación a una pandilla llevado a cabo por él y otros jóvenes, incluido uno de sus hermanos.

Soy un convencido de que la pena de muerte apela sólo al concepto de justicia más primario, uno que no nos separa del resto de los animales, y no logro entender que alguien pueda sentirse aliviado al ver morir al victimario de un ser querido. Pero soy padre y no sé, ni quiero nunca saberlo, cuán insaciable sería mi sed de venganza si alguien tomara la vida de un hijo como hicieron Medellín y compañía con dos niñas de 14 y 16 años.

Como sociedad, empero, sólo perdemos si dejamos que los instintos nos gobiernen.

Al mismo tiempo, en el caso de Medellín el gobierno mexicano emprendió una ardua, pero complicada y cuestionable, defensa ante las cortes internacionales por los derechos consulares de sus ciudadanos teniendo como caso más visible precisamente a Medellín, quien cometió un crimen indefendible.

Por lo demás, como han expresado muchas otras voces, soy un convencido de que el gobierno de México debería comenzar por hacer respetar las garantías constitucionales de sus ciudadanos en su territorio, asolado como nunca por la violencia y la violación sistemática de los derechos humanos.

Friday, August 8, 2008

The Blues' Already Kickin' In

This very same thing has happened to me before. Mi wife would just look at me with that tender Spanish look that suggests I'm unleashing my Mexican Sweet Tooth for Melodrama. Yeah, maybe. But it's an emotion I like to experience, though. It reminds me that, instead of leaving a place behind, I have actually added another room to that big borderless place I like to call home.

I'm talking about the Homeleaving Blues, la nostalgia del que se va, that is. Yesterday I dropped by Costco with my son Emiliano to get some stuff and, as every time he tags along to the supermarket, just before leaving he asked me to stop by the books section. While Emiliano was reading a Cat-in-the-Hat book on whales, a big graphic volume caught my eye. It was called Every town needs a trail, a beautiful book packed with outstanding pictures of Lady Bird Lake in Downtown Austin, formerly called Town Lake.

Valentina and my kids searching for nice rocks on Town Lake's shore. December 2005.

As I was going through the book, I couldn't keep from feeling a crunch in my guts. I've always said--always means, obviously, since 2004--my favorite place in Austin is Lady Bird Lake. It used to be one of our favorite weekend treats when we just arrived in the city; just strolling on its trail with my wife and kids every Sunday or Saturday morning was a blast. Then, around 2006, I started taking seriously my jogging and running proclivities, and the place where I would go, up until now, at least once a week to do some miles is there. Long story short, two weeks ago I ran 10 miles in Town Lake --I still don't get used to the new name-- for the very first time in my life.

So, I know there's one place I will miss about Austin when we leave --and we're leaving soon-- and it will be that damn trail on the shores of the Colorado River.

Who knew.

Wednesday, August 6, 2008

Guillermo del Toro on The Melancholic Sense of Living a Self-Imposed Exile

A propósito del estreno de Hellboy II en España, El País Semanal publicó el pasado 3 de agosto una interesantísima y añorable, como siempre que se trata de él, entrevista con Guillermo del Toro, que apenas acabo de leer -- in case you were wondering why I'm blogging about it three days later...

In case you missed it, a very fun sit down between Charlie Rose and The Three Amigos in 2007.

En ella, el cineasta tapatío habla de su autoexilio, de las razones que lo mantienen fuera de México y de cómo ve al país en el que creció y al que no piensa volver.

Y no sé, se me hizo el corazón de pollo al leerla, porque no puedo estar más de acuerdo con él. Y porque creo que no mucha gente ve las cosas de esta manera. A ver cómo lo ven ustedes.

Reproduzco acá abajo las respuestas de Del Toro relacionadas con México. Para leer la entrevista completa, que vale la pena pese a los gazapos de la transcripción, hagan click aquí, por favor.

"¿Y México, dónde queda en sus viajes y en su corazón?, ¿va mucho? Cuando puedo. Desde el secuestro de mi padre, menos. Estuvo secuestrado 72 días. Porque existe el lamentable error de creer que los directores ganamos un porcentaje importante de nuestras películas, que lamentablemente no es verdad. Me gustaría que lo fuera para tener, por ejemplo, un puto apartamento en París. Pero existe ese mito, y es un mito muy peligroso. Voy con cuidado, menos de lo que quisiera. La realidad es que si yo no tuviera hijos, iría más. Con las niñas, tengo un compromiso de existencia mucho más fuerte.

"¿Cómo ve su país? Las superestructuras de México están en un nivel de corrupción que resulta prácticamente imparable. Es un vórtice; y creo que estamos en el centro del vórtice. En tanto que un Gobierno favorece a las clases privilegiadas y los medios de comunicación, puede tener una imagen exterior mejor. Es impresionante; cuando se habla de una crisis social o económica en un país siempre hay una proporción. Pero lo que hay en México ahorita es una descomposición social, exactamente idéntica al proceso de putrefacción, de las estructuras sociales. Por ejemplo, lo que sucede en Ciudad Juárez con los asesinatos de mujeres. Hay momentos en que se siente la vida un poco como en el Lejano Oeste. Aunque es verdad que es un país donde hay mucha muerte, porque hay muchísima vida, aunque suene a cliché. Se vive mucho y se muere mucho. Es pura pasión. Pero he descubierto un país aún mucho más apasionado, Brasil. Al lado de Brasil, México es Suiza. Yo creo que todas las grandes estructuras son corruptas y horripilantes, la legal, la Iglesia, la del Ejército. A mí me apasiona México, y tengo la sensación de que me voy a morir sin contar las historias que tengo de México, pero?

"¿Tiene miedo? Lamento, no me arrepentiré, pero lamento, que haya películas que me hubiera gustado filmar en México, no las que he hecho, sino otras, contar historias. Y creo que no voy a poder, porque mis circunstancias no me lo permiten, no me permiten existir de manera cotidiana en una atmósfera de rodaje donde diariamente se publica a qué hora voy a salir de mi casa, en qué coche voy, a qué horas vuelvo, cosas que están en las hojas de llamado de una película? Sería una imprudencia mayúscula".

Tuesday, August 5, 2008

En caso de que se estén preguntando si es buen momento para volver a México...

El número de secuestros denunciados en todo el país a lo largo de 2007 se incrementó en 35%, reporta hoy el diario La Jornada.

Los estados con más secuestros denunciados son, obviamente, el Distrito Federal, el corruptérrimo Estado de México, Baja California, Guerrero y Jalisco....

Pero luego uno, cuando habla con amigos que habitan esos intensos parajes mexicanos, lo único que escucha todo el tiempo es: "no pasa nada, no es para tanto".

¿Será que de verdad no es para tanto, o que la brecha que separa a los dos Méxicos es tan grande que simplemente ya ni se reconocen? Denial, anyone?

Monday, August 4, 2008

Tough, Tough Times, But The Economy Will Prevail. If La Migra Doesn't Get In The Way

The New York Times report on how hospitals are now helping la migra to do the job is one of these stories leave you asking where exactly we lost our minds. It might take some time and some labor shortages (which spells economic loss, for once) to realize this hypocritical approach to the immigration debate won't do but come back to haunt America and its economy. Not to mention millions of U.S. citizens who're losing their parents as a result of the raids.

Funny thing is, we'll always have Hollywood to remind us where, exactly, realistically, the money is. Last night we took our immigrant kids to an almost-empty-thanks-to-the supbrime-telenovela cinema to see Space Chimps--I got napping in the middle of the picture, btw, but they loved it, as opposed to Wall-E, which they hated; but that's another post for a different blog, I guess--and we could get a sneak peek of The Perfect Game, an upcoming movie that could've been perfectly named Under The Same Moon II.



Based on a true story, The Perfect Game tells the story of a group of boys from Monterrey, Mexico, who become the first non-U.S. team to win the Little League World Series. It stars Patricia Manterola and Cheech Marin, among other Latino fixtures.

Unlike La Misma Luna, the low-budget Weinstein-distributed hit that made almost $23 million worldwide and has taken Kate del Castillo from Kate Who? to Hollywood's next Salma-America-Penelope-J.Lo, The Perfect Game was filmed totally in English, but its message is unequivocal: The time to tell stories about Mexicanos becoming The American Dream Hollywood Style has come. Or to say it differently: These Mexican dudes are here to stay and are rapidly becoming a defining force in our economy/politics/society beyond helping Chips & salsa outsell Ketchup and fries, so we better reach out to their pockets/souls.

I hust hope by the time The Perfect Game comes to a theater near you, la migra--or any hospital/local enforcement authority--has not yet deported your way back home. And that is a not-so-perfect game.

ANUNCIO:

Dear all,
From now up until the last day of August, we'll be in the middle of our moving to California to join twenty other outstanding journalists from around the world for the Class 2009 of The John S. Knight Fellowship at Stanford University program, which starts in mid September. It will be a hectic time and I'm not sure I will be able to blog our immigrant odysseys as often as usual. So, in the meantime, please be patient if you come and see four- or five-day old posts. I will resume my blogging rituals once settled in beautiful NorCal.

Mientras tanto, un abrazo a todos y gracias por seguir visitando este changarro migrante.

Wednesday, July 30, 2008

It's About Leaving, Not About The Raid, You Stupid

Si esto hubiera aparecido en un blog de humor político, habría sido una buena broma. Pero no lo es. 2008 no sólo pasará a la historia como el año en que la migra se puso de veras pesada con la gente que corta las yardas, mata los pollos y cosecha las fruticas de medio gringolandia, sino además como el año en que puso en marcha medidas que evidencian su convencimiento de que los inmigrantes son, por encima de todo, imbéciles.

"En vez de arriesgarse a que lo arresten, entréguese a las autoridades.

"Ésa es la última estrategia gubernamental en sus constantes esfuerzos por disminuir la creciente población de inmigrantes ilegales en la nación.

"El anuncio de esta nueva estrategia se iba a hacer la próxima semana. Sin embargo, la directora del Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), Julie Myers, la dio a conocer el domingo en una entrevista con una cadena de televisión hispana", puede leerse hoy en una nota publicada por The Houston Chronicle.

Ay, la migra y el conservadurismo hipócrita. No hay quién les ayude.

UPDATE: Here's some evidence there's no need for stupid measures to make immigrants go home. Creating a state of fear is good enough.

Monday, July 28, 2008

Lo que sea por una Green Card, Gachupino Style

El año pasado, el Ministerio de Justicia español paralizó 449 matrimonios de conveniencia entre españoles e inmigrantes. "Si se sigue la tendencia del primer trimestre de 2008", reporta hoy el diario madrileño El País, "el año acabará con 516, un número bastante alto si se compara con los 70 casos de 2000".

El endurecimiento de las leyes migratorias europeas hará aun más difícil entrar, o permanecer, de manera legal en territorios antes fáciles de acceder como España. Qué lejos están los días en que los mexicanos, o cualquier latinoamericano, podíamos campar a nuestras anchas durante el tiempo que quisiéramos por las Españas sin temor a ser deportados, o a sufrir problemas para entrar en la madre patria. No habría que sorprendernos ahora si, de pronto, un número creciente de amig@s radicad@s en España nos anuncian su (inesperado) cambio de estado civil.

Aunque, ahora que lo pienso, cada vez más gente que conocí en la época de la universidad--no daré nombres--se ha mudado a España, y se ha casado con ciudadanos españoles--full disclosure: yo estoy casado desde 2000 con una uruguayomadrileña--. Sospechoso. Lo primero.

Se me ocurre que, en estos tiempos duros para la inmigración en que el matrimonio se ha convertido en un nada más que una herramienta para acceder a la legalización en el primer mundo, la gente de Facebook, ese universo pornográfico y paralelo en el que ahora perdemos nuestro tiempo saciando nuestra sed por el vouyerismo y el exhibicionismo, debería incluir algunas nuevas y clarificadoras categorías en el apartado de estado civil. A saber:

-Legally married, looking for something real
-Legally single U.S./European citizen, willing to marry for humanitarian/monetary reasons
-Married. Really.
-In a relationship, but can do you a favor.
-It's complicated; student visa to expire soon.
-In a (straight) relationship with my (gay) landlord.
-Divorced. Not Really.
-Really single. The guy in the picture is just a Mexican/Argentine/Ecuatorian/Colombian/Dominican/Venezuelan/Peruvian friend I met at a May-1st.-2006 rally/ACNUR fundraising.

Thursday, July 24, 2008

Racial Profiling Cuts Both Ways

El lunes pasado, Guanabee se hacía eco de algunos intentos de los dos candidatos presidenciales por atraer a los votantes latinos que, agregaría yo, en otro contexto, podrían categorizarse claramente como racial profiling--para aquellos que no viven en el gabacho, rp es cuando la chota te echa el ojo nomás por ser moreno o negro, most of the time--. A saber, esto fue lo que resaltó el picante blog latino sobre camp Obama:

“We’re going to spend more money on Latino TV and radio than has ever been spent on a presidential campaign, and by a lot,” Cuahtemoc Figueroa, the director of Mr. Obama’s Latino vote effort, told members of La Raza on Sunday.
The campaign also views Mr. Obama’s half sister, Maya Soetoro-Ng, who taught school for several years in the Bronx, as something of a trump card to be deployed at events for Hispanic voters. “She speaks fluent Spanish, with a Dominican accent, and looks Latina,” Mr. Figueroa said.
Si no es güerita, ha de ser criminal, dicen los cherifes de Arizona.
En la imagen, la media hermana de Barack Obama, Maya Soetoro-Ng (Foto: agandallada de Guanabee)


Bueno, pues habría que advertirle a la media hermana de Barry, y a los coordinadores de su campaña, que no la lleven a los actos de campaña, if any, que organicen en una de las recientemente abiertas sucursales del infierno: Maricopa County, Arizona, ubicado al suroeste de Phoenix, obviamente.

Phoenix, Arizona. ¡Ay, nanita!

Why? Read nomás:

Varias organizaciones defensoras de los derechos civiles y el avance de los latinos, como ACLU y MALDEF, han presentado una demanda contra el sheriff de ese condado, Joe Arpaio, quien ha instaurado un régimen de terror contra los inmigrantes mexicanos de ese rincón del mundo. Como reporta hoy el diario mexicano El Universal y confirma el boletín de prensa que emitieron los demandantes, Mr. Joe 'Lou Dobbs' Arpaio ha ido tan lejos como arrestar a gente que encuentra en la calle escuchando estaciones de radio en español.

Wow.

Una perla más en el fulgurante currículum de Arizona como 'America's Immigrant Friendliest State'. You know, The Minuteman, the Arab-hater that killed a Sikh man called Balbir Singh Sodhi and assaulted the house of another Sikh family in Mesa, Arizona, just four days after 9/11 thinking they were jihadists....



Al menos todavía tenemos praderas más apacibles a dónde ir a escuchar los Tigres del Norte a todo volumen en las radios de nuestras trocas --o nuestros delicados iPod-Touchs con música de Ximena Sariñana, queridos lectores de PSN--. Oklahoma, por ejemplo...

So, watch out, Ms. Soetoro-Ng. You better get rid of those Latina features of yours before heading to John McCain's Country.

Monday, July 21, 2008

Fresquecitas News From One Of The Most Intense Places On Earth...

..yes, the Tijuana-San Ysidro crossing point.

"Officers at San Ysidro and Otay Mesa now seize more than 40 percent of the marijuana, cocaine and heroin and nearly 80 percent of the methamphetamine captured at U.S.-Mexico border crossings.

"They also catch an average of more than 100 illegal immigrants each day—some so desperate to cross they now hide under car hoods, squeezed in with the engine block", wrote Dan Keane on an AP report that happens to warn us that those epic lines at la línea may get worse.

Drooling for the whole piece? Piqueléyele aquí, compa.

Wanna Some Real Soccer Frenzy? Try Some Saborrrr...

Los Angeles Times nos recuerda hoy--porque casi todos ya nos habíamos olvidado de él--que hace ya un año David Beckham pisó suelo californiano de la mano de un contrato por $6.5 millones anuales por cinco temporadas con el Los Angeles Galaxy, con la promesa, y la absurda responsabilidad tácita, de hacer del soccer el nuevo deporte rey en los Estados Unidos.

La nota del Times hace un buen balance al poner en perspectiva el papel de Beckham, un jugador que en la actualidad es más una marca que un valor neto del fútbol (me lo han confirmado amigos que saben del fútbol; you guys know I'm a teamsportsphobic), en la euforia que vive Estados Unidos en la actualidad con el fuchibol (no por feo, sino por cómo se pronuncia futbol en portugués). Los índices de audiencia que registraron las trasmisiones de los partidos de la Eurocopa, en la que resultó ganadora, cómo no, España, indican que, si bien sigue en la segunda línea, el fútbol soccer ya no es un deporte marginal en el gabacho.

Es probable que, como dice Beckham en la nota, el impacto de su paso por estadios gringos se vea de aquí a diez años, cuando los chavitos que ahora practican en las canchas de clase media y media alta de toda la nación lleguen a las ligas colegiales y, a la postre, profesionales, y sorprendan al mundo entero por su pasión y excelencia futbolera.

Desde que se anunció su llegada al Galaxy el año pasado, siempre he sido escéptico sobre la influencia de Beckham en la consolidación del fútbol soccer como deporte masivo en el país donde todo el mundo sabe qué significan los acrónimos NBA, NFL y MLB, pero poca gente aún sabe de dónde vienen las siglas MLS.

Más que un jugador en el ocaso con tanto caché en Hollywood como para atraer a un estadio de fútbol a personajes como Tom Cruise y Will Smith, yo creo que lo que necesita la MLS es un ídolo con sabor latinoamericano y si es inmigrante, mejor. Los cientos de miles de futbolistas llaneros que atiborran innumerables canchas improvisadas a lo largo y ancho de todo el país cada fin de semana son única y exclusivamente fanáticos del futbol.

Son los inmigrantes latinoamericanos los que, como diría el cliché, comen fútbol y sueñan fútbol, no las clases medias gringas, del color que sean--aunque la euforia auténtica se está dando entre los anglosajones--, quienes tienen otras pasiones deportivas y, aunque eventualmente terminarán teniendo un futbolero en la familia, cuentan en su árbol genealógico con varias generaciones de fervientes fanáticos de algún equipo de béisbol--que es algo así como la realeza de los deportes gringos--, de baloncesto o de fútbol americano (sin contar las ligas colegiales).



Son principalmente ellos, los recién llegados de América Latina, quienes abarrotan estadios improvisados para ver partidos amistosos --con fines 200% comerciales-- entre equipos de la primera división del fútbol mexicano --el América estuvo de gira la semana pasada por ciudades como Austin, Texas, (ver video arriba) y San José, California; mi actual y futuro lugares de residencia, respectivamente--y los que son capaces de pagar por ver cosas tan absurdas como una exhibición de tiros libres (ver video abajo), con tal de saborear, aunque sea un poquito pero de cerca y en vivo, el talento de astros latinos como Lionel Messi, Rafa Márquez o Ronaldinho.



La llegada de Beckham a la liga gringa de soccer coincidió también con el arribo de Cuauhtémoc Blanco al equipo Chicago Fire --no comments...--, pero yo creo que lo que hace falta es un ídolo en ascenso, no uno en el ocaso que pudo haber elegido un equipo angelino solamente para poder lanzar desde ahí su carrera en el cine o la televisión (Beckham ha comenzado a aparecer en programas de televisión; algunos de ellos lamentables, miren abajo), para hacer que la comunidad inmigrante termine de volcarse totalmente en la MLS y pueda entregar toda su pasión, su nostalgia canalizada y su conexión visceral con su alma máter deportiva, a uno de los suyos.



Llegados a este punto, me declaro incapaz de proponer nombres, pero sé que entre ustedes hay expert@s futboler@s. Así que propongan. ¿A qué futbolista traerían al gabacho?

Thursday, July 17, 2008

The Day Tango Killed Salsa (Over Mexican Pupusas)

This happens all the time in cooking shows whenever they attempt to feature comida latina. You know, while the chef is cooking some guacamole--parsley included--or fixing some tofu-filled pupusas, the show's soundtrack is shooting at us with some Spanish guitars. It's like playing a Polka whenever you talk about pizzas, or something like that.

But, in a Public Library? Yes, mixed-up misconceptions about Latin Culture blossom everywhere, even in the strangest, allegedly most cultivated yards.

This is a picture I took like, ten minutes ago, outside the Public Library where I use to work from when in Austin. The great thing: Salsa lessons for free in a public, community place. Not so great thing: They might play some Paco de Lucía's CD during the classes.

And yes, Mariachi Vargas de Tecalitlán will sign books and bongoes afterwards.

Cultural translation, anyone?

It IS a joke, okay?

Las estúpidas reacciones a la más reciente portada de The New Yorker (por cierto, el gran borlote opacó la atención que debió recibir este reportaje, publicado en la misma edición de la revista, sobre la formación de Barry como político, cuya lectura es obligada ) podrían hacernos pensar que todo el mundo ha perdido el sentido del humor en este país--el gabacho, I mean--y que la corrección política está a punto de cargarse por completo lo que conocemos como civilización occidental.

Political humor at its finest. Yeah, there's my take.

El Latino Comedy Project, un grupo de teatro con sede en, cómo no, Austin, Texas, es una muestra de que no todo está perdido. Llevan años riéndose de los estereotipos con que los segmentos más conservadores y obtusos de la sociedad gringa--y de la mexicana, también, la neta--siguen categorizando a la inmensa mayoría de inmigrantes mexicanos que vivimos en este lado de la línea. Lo hacen de una manera inteligente y punzante, mucho más fina que otros comediantes que también se ríen de la comunidad a la que pertenecen, como Carlos Mencia y, tal vez por eso, más irreverente.

Vean aquí su último sketch en video, una parodia a la cinta 300. Y ríanse. Es una BROMA, ¿okay?

Wednesday, July 16, 2008

Texas insists: Geneva who?

Texas won't halt Jose Ernesto Medellin's execution scheduled Aug. 5, overlooking today's International Court of Justice call to review his case and those of other four Mexican citizens awaiting death penalties, The Houston Chronicle reports today.

"The petition sought to halt executions to allow for review of the killers' cases to determine whether denying them access to the Mexican Consulate after arrest harmed their trial defenses", wrote Chronicle reporters Allan Turner and Rossana Ruiz.

Couple of paragraphs below, the story quotes Texas Governor Rick Perry's spokesperson, giving us some light about how deeply is the state's consideration--and knowledge--on international treaties:

' "The world court has no standing in Texas and Texas is not bound by a ruling or edict from a foreign court," Perry spokesman Robert Black said.

"It is easy to get caught up in discussions of international law and justice and treaties. It's very important to remember that these individuals are on death row for killing our citizens." '

As we said before, if you get in trouble with the law overseas, remember this at all times: you're entitled to contact your Consulate. Law Enforcement authorities of all nations that ratified the Geneva Convention must facilitate foreign citizens to stablish contact with consular authorities of their country of origin and receive legal support from them.

Tuesday, July 15, 2008

If you're to find a job in the U.S. it better be off Spanish-language TV

The San Francisco Chronicle reported today that Spanish-language TV journalists in the Bay Area are paid 25% less that their angloparlantes counterparts, even though the Univision local station, "KDTV has beaten most of its Bay Area English-language competitors in various ratings contests".

The problem is, brown audiences are still considered poor, cheap. Naquitos, pues.

For someone like me, or dozens of friends of mine, who've worked for a number of years in Spanish-language media in the U.S. this ain't news looooong before this news broke. But some other gringo colleagues have just found out due to the SFC story, and they seem pretty pissed. Guanabee picked up the story, and then Gawker picked up Guanabee's take on the story.

If you want to pick up my take on the story, go to my FB page and read.

Aside from the is-this-news-or-what debate, what do you think, dear paisanos? Are y'all experiencing the downside of your Latino accents at your own working places? Por favor, cuéntenmelo todo, in any language you like.

Major accents accepted.

Monday, July 14, 2008

Uruguay o hacer lo que sea para detener la fuga de cerebros

El País de Uruguay comenta hoy en su editorial una propuesta de ley del gobierno de Tabaré Vázquez que impediría a los universitarios uruguayos salir del país durante los primeros años posteriores a su titulación.

El argumento de la propuesta es que estos jóvenes deben, de alguna manera, pagar por la educación que han recibido en la República Oriental, y esa propuesta garantizaría que, al menos por unos años, estos jóvenes permanecieran, trabajaran y beneficiaran con sus conocimientos, al Uruguay.

Detrás del proyecto está un fenómeno creciente: la emigración de jóvenes uruguayos preparados hacia países desarrollados, especialmente España y Estados Unidos.

Los jóvenes, explica uno de los lectores de El País que participa en el debate que ha generado la editorial, podrán salir de territorio uruguayo si desean, pero su título universitario no podrá ser certificado u homologado con fines de convalidación en el extranjero. En el caso de los médicos, por ejemplo, les cierra la oportunidad de buscar trabajo en España.

Si bien la propuesta suena totalitaria, como la califica el diario uruguayo, también hay que recordar que en otras latitudes hay ayudas a los estudios de posgrado ligadas a mecanismos destinados a que los jóvenes beneficiados permanezcan en su lugar de origen. El argumento de base es que lo que se busca con estos incentivos no es sólo el crecimiento personal del estudiante, sino el progreso colectivo de una sociedad.

Las becas Fulbright que otorga el gobierno de Estados Unidos son un ejemplo de ello. En el caso de estudiantes latinoamericanos de posgrado, ésta es una de las becas más prestigiadas--y de más difícil acceso--que hay. La suma de dinero otorgada a cada estudiante varía dependiendo del país pero, en el caso de México, puede llegar hasta $20,000 USD por beneficiado.

El proceso para obtener esta es beca y largo y complejo, explica Galia García-Palafox, editora para México de la revista Gatopardo y quien obtuvo una maestría en periodismo por Columbia University gracias en parte a una beca Fulbright. Uno de los principales beneficios es que el comité binacional de selección envía solicitudes de admisión para los candidatos a tres distintas universidades, lo cual, si bien no garantiza la admisión, la facilita bastante.

"Uno de los grandes plus de Fulbright es el trato que tienes cuando estás allá", explica García-Palafox vía mensajería instantánea. "Además de los eventos Fulbright y de que tienen oficinas en todas partes que se encargan de tu papeleo, [aseoría con temas de] migración , seguros médicos, estás invitado a eventos Fulbright con ex becarios e invitados especiales".

--O sea que es como sacarte la lotería. Aunque el downside de la visa después [que no puedas obtener una de trabajo], ¿cómo lo ves tú? ¿Vale la pena?

--Claro que vale la pena--responde García-Palafox--; digo, a menos que tu objetivo sea quedarte en Estados Unidos.

Al mismo tiempo, contar con el beneficio de una beca Fulbright es una distinción para cualquier profesionista. ¿Cuál es la contraparte? Que una vez pasado el periodo de prácticas profesionales después de cursar los estudios de posgrado (OPT, Optional Practical Training, de un año de duración), los estudiantes no pueden acceder a una visa de trabajo en Estados Unidos, deben volver a su país de origen y trabajar ahí por al menos dos años antes de tener la opción de solicitar una visa de trabajo estadounidense.

Así las cosas, tal vez no sea tan descabellado exigir a los estudiantes que se gradúan de universidades retribuir al país que les dio acceso a educación en la forma de permanecer un cierto tiempo ahí antes de ampliar sus opciones al extranjero. El problema viene cuando el mercado profesional o las condiciones de vida en ese país reprimen las opciones de crecimiento personal y profesional de esos estudiantes.

¿Qué piensan ustedes, queridos lectores de PSN? ¿Tienen derecho los gobiernos latinoamericanos (democráticos) a restringir la salida de sus estudiantes bajo éste, o cualquier otro tipo de argumento?

Friday, July 11, 2008

La venganza es un plato que se servirá en las urnas

Tras años de mantener de manera consistente una tasa de naturalización casi 20 puntos porcentuales más baja que la media nacional, los inmigrantes mexicanos se han puesto las pilas, han dejado atrás la desidia y los prejuicios, y se están movilizando en estampida para obtener la nacionalidad estadounidense.

Como publica hoy el diario Los Angeles Times, el número de mexicanos que se nacionalizó el año pasado creció casi 50% respecto al año anterior. Una de las razones de este cambio en la tendencia, según un reporte citado por el diario, fueron las campañas organizadas por organizaciones civiles y medios de comunicación en español dirigidas a crear conciencia sobre la importancia del voto.

Pero también el hecho de que muchos inmigrantes mexicanos, que ya eran residentes permanente y eran elegibles para obtener la ciudadanía estadounidense, se hartaron de ser meros testigos de la radicalización del discurso antiinmigrante en los medios de comunicación conservadores, azuzado por los grupos de ultraderecha.

Al mismo tiempo, el incremento en el número de mexicanos que se nacionalizaron, que llegó a 122,000 personas, contra 84, 000 del año anterior, según explica LAT, se dio justamente un año después de que los mexicanos que viven fuera de su país de origen pudieran votar en unas elecciones generales desde el exterior. Como se podrá recordar, en las elecciones de julio de 2006 en las que resultó ganador Felipe Calderón, sólo votaron 44,000 mexicanos desde el exterior.

Es difícil saber en qué medida esto contribuyó a una toma de conciencia entre quienes se animaron finalmente a pedir la nacionalidad. Sin embargo, hay una lógica que pudieron haber aplicado fácilmente: darse cuenta de que el lugar en donde uno tiene que participar activamente en la elección de sus representantes es el lugar en donde uno vive, no el lugar donde uno nació, a donde añora volver algún día o donde simplemente ya no vive, no paga impuestos, ni es sujeto de sus leyes, más.

Lo más importante de este cambio en la tendencia, es que los miles de mexicanos--y latinoamericanos que, en su conjunto, están siendo objeto de estigmatización por la oleada antiinmigrante--que se nacionalizaron el año anterior y éste, lo hacen con un objetivo puntual y lleno de voluntad política: votar en noviembre. Y todo parece indicar que no votarán por el candidato que sea más paternalista con ellos, sino el que esté dispuesto a verlos como iguales.

De seguir así, podríamos experimentar, por primera vez, un cambio palpable en la influencia de la comunidad mexicana en el sistema político estadounidense. Ya sería hora.

Para leer la nota completa del LAT, píquenle aquí.

Si quieren ir directamente al reporte, hagan clic aquí.

Wednesday, July 9, 2008

Barack wants you to stop acting like a typical English-only gringo dude...

...that's why we endorse him. But that's why he could lose the election, too.

¿Por cuánto delatarías a otro inmigrante?

The Houston Chronicle y su periódico hermano en español, La Voz, revelan hoy que tres inmigrantes indocumentados, que trabajaban en la fábrica donde se llevó a cabo, el pasado 25 de junio, la redada más grande jamás realizada en esa ciudad de Texas y en la que fueron detenidas 166 personas, fueron contratados como informantes por la Policía de Inmigración (ICE) para ofrecer datos que condujeran a la detención de sus compañeros de trabajo.



En total, la migra les pagó a los tres $13,200 por sus informes. Si aún no han ido al tocador a volver el estómago y tienen ánimo de seguir leyendo, hagan clic aquí.

¿Cuánto vale la vida, el porvenir, de un compañero de trabajo? ¿Diez mil dólares? ¿Mil doscientos? En México dicen que perro no come perro. Qué mentira más grande. Yuck.

Monday, July 7, 2008

La madre patria no 'perrea, perrea'

Para nadie es noticia a estas alturas la afirmación de que, conforme ha ido consolidando su posición en la Unión Europea y se ha convertido (de nuevo) en una potencia económica (ha superado recientemente a Italia en cuanto al producto interno bruto), España se ha ido alejando cada vez más de Latinoamérica y acercándose a Europa.

La nueva ley de inmigración ha puesto en evidencia que la cercanía que ha(bía) marcado las relaciones entre los países latinoamericanos y la madre patria ha quedado atrás. Para quienes conocen poco de cómo se dan las regulaciones al interior de la Unión Europea, es casi incomprensible atestiguar que en últimas semanas, como reporta hoy el diario El Universal, unos 40 mexicanos que viajaban como turistas han sido deportados desde suelo español por carecer de una carta de invitación para hospedarse con amigos o familiares, y que, según el periódico mexicano, debe ser autorizada por el Cuerpo Nacional de Policía español.

México no es uno de los principales países exportadores de migrantes hacia España--ni hacia el resto de la Unión Europa--pero sí es uno de los destinos turísticos favoritos de los mexicanos de clase media alta. Por lo demás, muchos de los mexicanos que viven en España lo hacen de forma legal, como estudiantes o porque se han casado con ciudadanos españoles. No sé cómo sea ahora porque hace cuatro años que no vivo allá, pero hasta antes de los atentados del 11 de septiembre--que transformaron el concepto de seguridad fronteriza en Estados Unidos y sus aliados europeos--era muy fácil permanecer, como mexicano de clase media alta, de forma ilegal en España.

Las cosas, pese al proceso de regularización que facilitó el gobierno español a casi 700,000 inmigrantes en 2005 y a que España ha abogado por la suavización de la nueva ley de inmigración europea, parece que han comenzado a cambiar.

Ayer en la cena, mi mujer me refirió esta nota publicada en El País de Uruguay, en el que se explica que, con la nueva ley de inmigración, la residencia española no será otorgada a un ciudadano no comunitario casado con un ciudadano español de manera automática, como era antes (así fue como yo obtuve la residencia, por 'reunificación familiar'), y sólo será otorgada si el cónyuge no comunitario cuenta de antemano con un contrato de trabajo en España.

Mi carnet de residencia expiró hace dos años. Así que ahora tengo la tarea de saber si para volver a obtenerla, alguien en España tiene que ofrecerme un trabajo. ¿Servirá de algo que, además de estar casado con una española, soy padre de dos ciudadanos españoles? No lo sé, pero parece poco probable que así sea.

A lo largo de esta semana seguiremos deshilvanando la nueva ley de inmigración europea y sus consecuencias para los lectores de PSN. En tanto, mexicanos y mexicanas, cuéntenme, please, si han tenido que enfrentarse ya a este nuevo muro fronterizo en la vieja europa.

P.S. Y decían que los gringos se estaban poniendo pesados con el tema de la inmigración. Who knew.

Monday, June 30, 2008

Apoyar al país de origen

Comenzamos a ver la final de la Eurocopa media hora antes de que terminara el partido. No es que no quisiéramos verlo desde el principio; es que nos confundimos en el horario y cuando llegamos de la piscina ya había comenzado el segundo tiempo.

España ya iba ganando por un gol a Alemania. Mi mujer y mi suegra, que preparaban ravioles caseros en la cocina, iban y venían cada tanto para ver el desarrollo del partido. No es que no les interesara, es que las dos, siendo españolas, no podían controlar la tensión de ver-el-partido-completo.

En algún momento, uno de los jugadores españoles estuvo a punto de colocar un segundo gol--no recuerdo su nombre; debo recordar a los lectores que no soy seguidor del fútbol, nací genéticamente impedido para ello, creo--y yo salté del asiento. En ese momento Emiliano, 7 años, me preguntó por qué había reaccionado así. Le expliqué--mis hijos, como es de esperarse en esta familia, jamás han visto un partido de soccer completo y, de hecho, no entienden muy bien las reglas del juego--que España había estado a punto de meter otro gol y que eso les aseguraría, a esas alturas del partido, la victoria.

--Entonces queremos que gane España, ¿verdad? --me preguntó Emiliano.
--Claro --respondí.
--¿Tú quieres que gane España?
--Sí.
--¿Por qué?
--Bueno, porque mamá es española, tus abuelos son españoles, tus primas y tus tíos son españoles, y tú y Guillermo son españoles.
--¿Y sólo por eso? --insistió Emilano.
--Sí. Uno tiene que apoyar a su país de origen.
--¿Uno tiene que apoyar a su país de origen?
--Sí, Emiliano.
--Oh.

Minutos atrás, en una de las visitas de Valentina al frente del televisor, Guillermo, 4 años, y Emiliano, le preguntaron a quién apoyaba. "A España", respondió ella, sin despegar la vista de la pantalla. "¿Por qué?", preguntaron los dos. "A ver, ¿quién nació en España?", preguntó ella. Sin despegar la vista del televisor, Guille, que nació en el hospital La Paz de Madrid una mañana helada y nublada de diciembre de 2003, levantó la mano.

Guillermo tuvo claro entonces la razón de su apoyo a la selección española, o eso creí yo en ese momento (cuando terminó el partido y comenzamos a celebrar el añorado triunfo de España en la Eurocopa, Guille creía que el triunfo significaba dos cosas: que el año entrante podremos ir de visita a España y que a partir de ahora los jugadores españoles ya podrán jugar ellos solos en la cancha, sin tener que enfrentarse a otro equipo).

Para Emiliano, el origen de nuestro apoyo a la selección española no parecía quedar muy claro. Emiliano nació en México, vivió tres años en Madrid y pronuncia las zetas y las ces como español, a diferencia de su hermano menor, que las pronuncia como mexicano. Pero para él la noción de país de origen se volvió complicada frente al televisor. Y la razón por la que en ese momento creí que debía escribir al respecto es que, cuando Emiliano me preguntó por qué yo apoyaba a España y respondí eso de "uno tiene que apoyar a su país de origen", me sentí, de alguna manera, panfletario.

Así que me he quedado con esa pregunta, y los reto a hacérsela a ustedes mismos y aventurar una respuesta. ¿Uno tiene que apoyar a su país de origen? ¿Cuál es el país de origen, aquel donde uno nació aunque prácticamente no haya vivido ahí, el que uno ostenta en su pasaporte aunque esa nacionalidad únicamente haya sido heredada por los padres, o aquel donde uno ha vivido más tiempo, donde uno se ha formado, en el que uno se siente en casa?

¿Cuál es? Díganme. Yo no lo tengo muy claro.

Thursday, June 19, 2008

'Desaparecieron las fronteras del mundo en mi mente'

Bondadosa y amablemente, Mónica Fuentes accedió a ahondar en su interrogatorio. ¿Cómo era el México que dejó atrás en 1978? ¿Cómo la recibió Canadá? ¿Cómo se ha transformado su idea de país en treinta años de diáspora? Si quieren saberlo, sigan leyendo.

"México, en el '78, era un país con cierta problemática, desigualdad social y corrupción. Había contaminación, congestionamientos [de tráfico], desempleo e inflación. No me fui por eso ni sería eso lo que me impidiera volver. México es un hermoso país, lleno de hermosa gente, donde se disfruta la vida de una manera sui generis. Siempre he dicho, cuando me lo preguntan por acá, que el principal problema de México es la corrupción entre la gente que está en "el poder", la falta de escrúpulos de algunos que afectan a tantos. El ingreso miserable (similar a su nivel de preparación) que reciben los policías (quienes dicen protegernos) es lo que los pone en una situación muy frágil. Si no pueden mantener a su familia con su trabajo honrado, caerán en la tentación de la deshonestidad, que, francamente paga mejor. Esto es un círculo vicioso pavoroso.

"Preguntas cómo me sentí al llegar a Canadá en 1978. La verdad, muy bienvenida, por todos. Lo primero que me llamó la atención fue la cantidad de gente de todas partes del mundo, los idiomas que se escuchaban por las calles, los bellos atuendos y lo rápido que desaparecieron las fronteras del mundo en mi mente. Estamos todos aquí, iguales, juntos. La siguiente impresión que me llevé fue al darme cuenta que en la misma calle convivíamos electricistas, albañiles, médicos, vendedores, secretarias, maestros, recepcionistas y abogados. Todos éramos vecinos de la misma calle. Nadie era mejor que nadie. Ese día me enamoré de Canadá y deseé que algún día pudiéramos tratarnos así en México. No creo que me vaya a tocar ver ese día.

No, no es Mónica y sus amigas. Es la foto de un grupo de amigas de Toronto.
Intenten descifrar cuál de todas no es canadiense. (Foto: The Barron blog)

"He tenido la fortuna de poder ir a México casi cada año, y puedo decir que he ido viendo la transformación que mi país ha sufrido. Lo esencial no ha cambiado, lo lindo sigue lindo. Lo sucio y corrupto, cada vez más sucio y más corrupto. Actualmente el nacotráfico parece estar al centro del problema y tal vez las armas y las tácticas hayan cambiado, pero el poder y el dinero siempre han sido la razón de ser de tanta podredumbre. Cada quien para sí mismo, sin importar a quién pisotean en el camino. Actualmente hay mucha gente pisoteada y eso duele mucho saberlo desde lejos.



"Para cerrar con una buena nota, me encanta volver a México cada vez que puedo y caminar por las calles, recorrer la ciudad en el Turibús, agasajarme con nuestra deliciosa comida típica, disfrutar las playas y los pueblos con sus zócalos y parques. Nunca perderé la esperanza de que las cosas cambien para bien en México para todos los mexicanos, no para los que ya viven bien, sino para los que se merecen YA vivir bien y con dignidad.